La torta de Pito Acosta

Desde 2011, por una disputa política entre el exgobernador y hoy diputado Jesús Montilla y su excomandante policial y hoy Secretario de Seguridad Ciudadana, Oswaldo Rodríguez León, es que Pablo «Pito» Acosta, exempleado de Fundaregión y que hábilmente logró llegar a ser presidente de la Cámara Municipal, llegó a ser alcalde.

Hoy, 8 años después, en la semana de su cumpleaños, porque dura una semana esa rumba, sale a colación la torta que le hacen a Pito, que ahora juega al DJ, mientras la ciudad atraviesa la peor crisis económica, política y social de su historia.

En estos 8 años el alcalde de Coro es famoso por sus fiestas, por su creciente nivel de estatus económico, por sus fincas, por sus negocios y tapa sus carencias gubernamentales y de conocimiento del verdadero desarrollo con regalos ocasionales que hace visitando barriadas en Coro y con rumbas donde él es el DJ y parte del pueblo disfruta de la música y se echa unos traguitos.

Pero en el fondo, la primera capital de Venezuela, con infinitas formas de generar turismo y recursos, es decir Coro, es una ciudad olvidada, con malos servicios públicos, con su casco histórico en riesgo, con una Alcaldía que solo sirve para pagar sueldos mínimos, que no produje un carajo, bueno sí, para darle beneficios sociales y económicos al alcalde de Coro.

En este cumpleaños de Pito ya no le vamos a pedir lo que siempre le pedimos, un poco de cordura y respeto por los que la pasan mal, porque el ya no le para bolas si los demás, es decir, su pueblo está jodido, si él está bien, los demás que se jodan. Feliz cumple años alcalde, bien bonita su torta. Tremenda torta resultó ser usted de alcalde.

Comentarios

comments