PADA LO SABE TODO | HUELE AZUFRE EN LA FISCALÍA DE FALCÓN

El popular refrán parece cobrar sentido con la causa penal 2CO-73-2019 llevada por el Tribunal Segundo de Control Extensión Punto Fijo y fiscal 21, el célebre gatillo alegre Eddy Parra, donde figuran como detenidos por un caso de sustancias estupefacientes y psicotrópicas los ciudadanos Johannes Span Ospino, Samy David Higuera Medina y Marlon Carlos Stamper. Los tres son defendidos por el abogado Nuna Chiquito, quien viene de las grandes ligas, es decir, de trabajar en el Tribunal Supremo de Justicia de donde se jubiló. El doctor Chiquito es conocido en su accionar en Falcón entre tantos casos, por aquel caso de Rafael Bastidas, gracias a cuya asesoría se firmó un acuerdo reparatorio en el cual se le canceló a la antigua jueza del Tribunal Cuarto de Control, una sustanciosa cantidad de dinero para que dejara sin efecto la orden de captura que había librado contra este.

Chiquito además, tiene contacto con Morella Ferrer, presidenta del Circuito Judicial Penal del estado Falcón y con su esposo, el abogado Coronado, quien es defensor público, también célebre en Falcón por tener a cuestas varias denuncias ante la Fiscalía Séptima de delitos de corrupción, por soltar a imputados presuntamente cambio de pagos, en su mayoría en verdes o dólare, nombre de la divisa.

Fuentes confiables aseguran que el Fiscal 21Eddy Parra se ofuscó y pegó un grito al cielo nada más al enterarse de que la juez a del Tribunal Segundo de Control que lleva el caso tenía planteado dejar en libertad a los tres imputados a través de una revisión de medida solicitada por el abogado defensor, trámite que se recompensaría con 3.000$. Enterado de esto, el fiscal Eddy Parra, se molestó y amenazó con denunciar a la jueza que lleva el caso, no por ética o porque deteste la corrupción, sino porque la misma accediera presuntamente a revisar la medida y otorgar la libertad por «pinches» 3.000$.

El mismo fiscal había solicitado para favorecer a los imputados 150.000$, que luego redujo a 80.000$ y finalmente 50.000$ cantidad que el entorno de los imputados no estuvo de acuerdo en pagar toda vez que insisten que son inocente y que en la presente causa no hay elementos de convicción para que los mantengan presos. De cualquier modo, como la libertad es un bin preciado, 3.000$, a razón de mil por cabeza, representaba un precio justo parar recuperar la libertad que se ha dolarizado en el seno del poder judicial y Ministerio Público, hasta el punto de que el gobernador no se ha preocupado de pedir la intervención, haciéndose de la vista gorda ante tantas corrupción, probablemente por aquello de que «Falcón lo tiene todo».

En los pasillos judiciales donde saben del caso, pero no lo hablan abiertamente, el caso encierra otro enigma: ¿Por qué la jueza habría accedido a recibir tan poco o como dicen popularmente vender la libertad a precio de gallina flaca? Unos responden que quizás, ante la irremisible libertad de los imputados, cobra mucho aquello de «agarrando aunque sea fallo», muy a pesar de que al principio a la jueza le habría parecido tentador aquellos monto a que sugirió el fiscal Eddy Parra, que tal parece es un intocable en el estado Falcón tal como habría profesado hace unos meses cuando le cayó a tiros al ex alcalde dl municipio Colina, José Eduardo Martínez y acompañantes. Definitivamente Falcón lo tiene todo.

atte Su amigo PADA desde el imperio

Comentarios

comments