OPINIÓN | Una invitación: el SI de María y el NO de José | Por Omar de Dios García

Estas fechas desde tiempos remotos son nostálgicas y de reflexión desde el punto de vista social e individual, ya lo dice la gaita “unos van alegres, otros van llorando”, pero en estos momentos para los venezolanos es clave llenarnos de tal nostalgia individual y hacer mucha reflexión social y les propongo que lo hagamos a la luz de las Santas Escrituras resaltando las figuras de María, José y nuestro redentor Jesús, sin caer en sermón o ensayo teológico, pues ni soy cura ni teólogo, solo venezolano.

A los Venezolanos: los que nacimos en esta tierra nos llenamos de orgullo y nostalgia por las riquezas naturales con que contamos, o cuando escuchamos una canción que nos une, obviando que nuestra mayor riqueza y por ende orgullo somos nosotros, pero que como el oro en bruto para que adquiera su real valor debe ser purificado, y la purificación es la invitación que nos hace Jesús a través de la formula “amarse unos a los otros” (Juan 13:34), es la hora de sacar lo mejor de nosotros, Venezuela requiere de los verdaderos Venezolanos que les duela su tierra, los que actúan sin mezquindad y con valores y principios, pero cuales son esos valores y principios: la Belleza ante la fealdad que nos rodea; la Moral ante la corrupción inhumana y la viveza criolla despiadada; la Solidaridad y el Compromiso ante el “sálvese quien pueda” o “este país no tiene arreglo”, estoy seguro que de esta crisis vamos a salir pues Dios en su plan divino no da carga a quien no pueda soportar, pero reflexionemos ¿acaso no nos hace falta decir SI como dijo la virgen María para que naciera el Salvador del Mundo? Por eso les hablo de Solidaridad y Compromiso, es bueno ser solidario al realizar cualquier obra de caridad o de misericordia, dar comida al hambriento, vestir al desnudo, visitar a los enfermos (Mateo 25:34-40) y en eso hay cierto compromiso, pero el compromiso es mayor cuando decimos SI como María que dijo al Ángel de Dios “hágase en mí según tu palabra” (Lucas 1:38) aceptó llevar al redentor en su vientre, esto se traduce en los venezolanos, que debemos actuar y decir SI quiero una nueva y mejor Venezuela, demócrata, justa, amante de la paz y la prosperidad, donde se cumplan las leyes y podamos disfrutar de una economía que ponga el plato de comida en las mesas de los venezolanos, en el plan de tener un mejor país debemos decir SI a Dios, SI al bien y actuar y cargar con nuestras responsabilidades como ciudadanos, ya lo dijo Juan Pablo II cuando visito esta tierra “Despierta y Reacciona” que nos duela el otro y nos comprometamos y luchemos en cambiar lo feo, inhumano, marginal y denigrante. A todos los venezolanos sin distingo político: les digo nosotros merecemos mucho más, no te conformes con lo que hay, ni esperes que otros hagan por ti, despierta y lucha, di un SI contagioso a tus familiares y vecinos por un mejor país.

A los partidos, lideres o los que desean liderar: existe en la relato del nacimiento de nuestro redentor una figura paterna que es José llamado también el carpintero por su oficio, alguna vez leí que el amor de la madre es tan grande que muchas veces eclipsa el amor del padre, sin que eso signifique que no sea grande el amor paternal, seguramente eso fue lo que paso con San José, pero lo cierto es que sin San José no se cumplía las escrituras sobre el nacimiento del mesías que fuera descendiente de David, de manera que José aun sin ser el progenitor carnal era indispensable en el plan salvífico de Dios. En la Santa Biblia a diferencia de virgen María no existe indicación de que San José pronunciara palabra alguna, pero he querido contemplar a San José con un NO, que expresa un NO ME NIEGO, en aquel momento cuando el Ángel se le presenta a José (Mateo 1:20-21) para decirle palabras más, palabras menos, que tendrá un hijo que no ha procreado con una mujer que no ha tocado pero que era el salvador de las naciones, la actitud de José fue un ¡NO me negare al plan de Dios! Pues fue eso lo que hizo, pese a tener por lógica muchas dudas, no se negó ni mostro resistencia, mucho menos obstaculizó el bien del Mundo, no pensó en su interés particular, no realizo cálculo de interés personal por el contrario aporto, dio su granito de arena al plan divino, aposto al bien colectivo y eso es lo que pido a nuestros líderes en esta hora, no negarse, desprenderse, no ser obstáculo para el proyecto de tener Un Mejor País, aporten, y vaya mi reconocimiento a la mayoría de líderes que han estado en la palestra, sé que no ha sido fácil, fácil es criticarlos, no han desmayado pero reconozcamos que no ha sido suficiente por eso también la invitación va a quienes deseen liderar o mejor dicho servir al colectivo pero como José con humildad. La reflexión es igual para todos los líderes de cualquier nivel o tendencia incluyendo los partidarios del oficialismo, cuando del país se trata, cuando es impostergable trabajar por un Mejor País actúen como San José NO SE NIEGUEN AL BIEN aunque no correspondan con su intereses particulares y no sean los protagonistas.

Que estas reflexiones cargadas de nostalgias sean una invitación a la lucha por el bien que siempre vence al mal, y sirvan para encontrar el camino que debemos de transitar por el bien de todos los venezolanos, un bien que sea material pero sobretodo espiritual, a los que dicen “todo está perdido” ante todo Dios que escribe recto en líneas torcidas, hay un gran invitación hacer de este país una gran nación, hagamos realidad ese proyecto divino siguiendo el ejemplo de María con un SI decisivo, de José con un NO me niego al bien, y hoy Jesús nos responde con el nombre que le dio el profeta (Isaías 7:14) “Emmanuel” que significa “Dios con nosotros” en el camino de hacer de Venezuela una nación justa y próspera.

Que nazca el Niño Jesús en nuestros corazones y tengamos el mejor de los años del siglo XXI.

Comentarios

comments