DE CAMBUR EN CAMBUR | José Luis Martínez el enchufado histórico de la política falconiana

Si alguien se merece el título de ENCHUFADO HISTÓRICO, es sin duda, José Luis Martínez, que se ha paseado por todos los gobiernos de la Cuarta y Quinta República que su edad le ha permitido chulearse y de pasapalo tiene el record de llevar los últimos 25 años de la historia política del estado Falcón, enchufado a los gobiernos de turno y sigue enchufado.

Es un confeso admirador de Nicolás Maquiavelo y quienes le conocen más de cerca, dicen que su libro de cabecera y de obligada consulta es “El Principe”, la obra maestra de este político y filosofo italiano.

Inscrito desde chamo en las filas del MAS, fue la cuota de negociación de esa organización política para apoyar a Aldo Cermeño en su aspiración a la Gobernación de Falcón por allá en los años 80. Cuando Aldo logra ganar la Gobernación, como parte de ese pacto político con el MAS, José Luis Martínez fue designado primero en Desarrollo Agrícola y después en Matícora.

Fiel a la doctrina de Maquiavelo, y ahora aliado a José Curiel, se convierte en el principal detractor de Aldo Cermeño y hace campaña para que Curiel ganara la Gobernación, recibiendo como pago por los servicios prestados, que COPEI lo postulara como diputado al extinto Congreso Nacional, antes que la Asamblea Nacional aboliera ese ente legislativo.

Continua su andar camaleónico por la política regional y nacional, se junta a Luis Stefanelli ahora para sacar a Curiel de la Gobernación, pero en el cálculo no estaba Chávez y con Chávez llega guindado en el flux del Pelo Blanco.

Nuevamente se las ingenia y producto de esos pactos políticos que hacen ganar elecciones, donde reparten cambures, pero joden a los más pendejos, José Luis Martínez logra enchufarse en el gobierno de Montilla durante los dos periodos del caudillo barinés que gobernó Falcón. Fue José Luis Martínez el encargado de buscar y consignar las pruebas que llevarían a Curiel ante la Contraloría General de la República y la Fiscalía General, después de haber trabajado con él.

Finaliza la gestión de Montilla Aponte y gana Doña Stella, quien al asumir la gobernación lo nombra Secretario General de Gobierno y desde ese puesto se le ocurrió la brillante idea de comenzar a perseguir a la gente de Montilla, pero la Doña no se lo caló y lo destituyó.

Apareció entonces el Alcalde Bonchón de Coro y lo recogió, se lo llevó a la Alcaldía para becarlo y lo puso a llevar la parte de organización de la campaña para la reelección del Gordito. Desde esa trinchera comenzó nuevamente a hacer lo que mejor sabe hacer, señalar y montar ollas sin dar la cara, hasta que Víctor Clark logra ganar la Gobernación y entonces le aconseja al chamo caraqueño que Gobierna Falcón que, para DETENTAR EL PODER ABSOLUTO, como lo dice Maquiavelo su obra, debe borrar todo vestigio de la dinastía Montilla Lugo y ahí comienza otra era de persecución, por su puesto sin dar la cara.

Fiel a sus principios Maquiavélicos, siempre ha mantenido conversaciones con los sectores de oposición al gobierno de turno. En tiempos de revolución fue el encargado de tender puentes con Goyo Graterol, Luis Stefanelli y Eliézer Sirit, concertando reuniones secretas entre la dirigencia opositora regional y los gobernantes de turno en Falcón.

De gobierno en gobierno, de cambur en cambur, así se ha pasado José Luis Martínez los últimos 25 años de la historia política del estado Falcón, enchufado al gobernador o gobernadora del momento y sigue enchufado.

Comentarios

comments

About the Author

Félix Amaya
Periodista venezolano. Exiliado en Ecuador. Periodista free lance. Egresado en Lic Comunicación Social ULA-Venezuela Máster periodismo iberoamericano Balboa Madrid - España Máster Inmigración y Cooperación Internacional Univ Francisco de Vitoria Madrid - España