SOLO EN REVOLUCIÓN | 3 pésimos gobiernos que llevaron al caos a Falcón

Falcón no ha tenido suerte en los últimos 18 años con los gobiernos regionales que les ha tocado vivir. La dinastía Montilla –Jesús y Stella-, de 17 años y posteriormente el año de gobierno de Víctor Clark solo afirman que no basta con tener buenas intenciones, sino tener la capacidad para poder resolver problemas comunes y sobre todo cumplir con las promesas hechas a un pueblo que se pasó de confiado.

Cuando Jesús Montilla es elegido como gobernador encontró que muchas de las obras que aún no habían sido culminadas solo necesitaban la supervisión y control para que prestaran un servicio al falconiano. Tal es el caso de Gran Acueducto de Occidente, que más tarde fue el Bolivariano y en el cual se invirtieron más de 23 millones de dólares, destinados desde su aprobación por el gobierno nacional para su construcción y que a la postre solucionaría la crisis de agua a 600 mil personas, lo que hasta ahora no ha ocurrido. Se les pidió paciencia a los habitantes de las poblaciones por donde debía pasar el acueducto – Mene Mauroa, Dabajuro, Urumaco, Democracia, parte de Miranda y la Península de Paraguaná-, pero esta se terminó hace rato.

Otras de las obras que la cuarta dejó casi que instalada fue la Termoeléctrica Josefa Camejo, con pote eléctrico incluido, que era donde estaban depositados los recursos de inversión para la planta eléctrica que suministraría energía a la Península de Paraguaná, hoy abatida por los apagones constantes.

La misma fue un compromiso adquirido por Stella Lugo, quien sucedió en la gobernación a su entonces esposo Jesús Montilla, y que no cumplió en ninguno de sus periodos de gestión gubernamental. Lugo de Montilla insistió en pedir a los falconianos paciencia para resolver el problema eléctrico, y en febrero del 2009 resalta que “con la puesta en marcha del Acueducto Bolivariano y de la Planta Termoeléctrica Josefa Camejo, Falcón dejó atrás las clásicas deficiencias de agua y electricidad”. Pocos meses después el coloso como lo llamó Hugo Chávez, suspende el suministro de agua hacia la Península de Paraguaná, debido a deficiencias de ingeniería en los trabajos de construcción.Han pasado 17 años desde el arranque de la obra y hoy Falcón, especialmente Paraguaná no tiene agua y el problema eléctrico se agrava cada vez más.

Este mes de octubre el gobernador, Víctor Clark, cumple un año de gestión. Hace un año prometió a los falconianos que en los primeros 100 días sentaría las bases para resolver los problemas de agua, electricidad, seguridad, alimentación y vialidad que Falcón tiene, que hasta la fecha no ha podido cumplir.

Comentarios

comments

About the Author

Félix Amaya
Periodista venezolano. Exiliado en Ecuador. Periodista free lance. Egresado en Lic Comunicación Social ULA-Venezuela Máster periodismo iberoamericano Balboa Madrid - España Máster Inmigración y Cooperación Internacional Univ Francisco de Vitoria Madrid - España
Share via