ESPECIAL – Paso a Paso – Validación de los partidos políticos en Venezuela

Los partidos políticos son actores fundamentales para la democracia pues es a través de estas organizaciones que se expresa el pluralismo político de una sociedad, a la vez que permiten canalizar las demandas sociales hacia los diversos niveles del sistema político. Así, si bien es posible que existan partidos políticos en sistemas no democráticos (p.ej.: Cuba, Nicaragua, China, Rusia), al día de hoy no existen democracias en la que no hayan partidos políticos. En este orden de ideas, tanto desde la visión teórica como práctica, los partidos políticos son actores consustanciales de la democracia. Es por esta razón que, en el marco de la integridad electoral, el registro es una etapa fundamental del ciclo electoral.

Según el Proyecto ACE (2017)1 , “[el registro de los partidos políticos generalmente se refiere al reconocimiento legal como organizaciones,… Si bien el registro de los partidos como organizaciones les ofrece un estatus legal, protege su denominación y símbolos y consagra su intención de funcionar como una asociación voluntaria,… El principio guía para el registro de los partidos es el de `libertad de organización´, aunque se refiere a la libertad de para formar o adherirse a un partido político o a otro tipo de organización política”. Es decir, el registro de partidos puede definirse como el proceso a través del cual estas organizaciones formalizan su existencia ante el Estado con el propósito de competir electoralmente por los cargos ejecutivos y legislativos de los diversos niveles de gobierno.

En la legislación venezolana la formación de partidos políticos (u organizaciones con fines políticos como se les denomina en la Constitución) es un derecho amparado por la constitución. En este sentido, el Artículo 67 de la Constitución indica que:

“todos los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho de asociarse con fines políticos, mediante métodos democráticos de organización, funcionamiento y dirección. Sus organismos de dirección y sus candidatos y candidatas a cargos de elección popular serán seleccionados o seleccionadas en elecciones internas con la participación de sus integrantes.”

El Proceso de Renovación de 2017

Luego de las elecciones parlamentarias de 2015, varios partidos se encuentran en la necesidad de renovar sus nómicas de inscritos, pues no presentaron candidaturas con sus propias tarjetas sino en el marco de la tarjeta de la alianza de la MUD, o bien porque no lograron el 1% de los votos en al menos 12 entidades federales. Sin embargo, el inusual proceso de renovación de las organizaciones políticas de ámbito nacional ordenado por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y ejecutado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) podría suponer la modificación del sistema de partidos que actualmente existe en Venezuela, condicionando el derecho constitucionalmente consagrado de libre asociación y limitando la posibilidad de los ciudadanos a identificarse con organizaciones en donde existan voluntades o criterios políticos coincidentes.

El proceso normado por el organismo comicial (por instrucciones de los magistrados de la Sala Constitucional2 ) consistirá solo de 14 horas para que cada organización política de ámbito nacional pueda recoger las firmas de sus militantes en 12 estados y garantizar que estos ciudadanos se identifiquen biométricamente en los puntos especificados por el organismo comicial. En cada entidad los partidos políticos deben acreditar, al menos, a 0,5% de los electores que se encontraban inscritos para participar en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre del año 2015. Las organizaciones que no cumplan con estos requisitos serán ilegalizadas, perdiendo sus directivas el uso y control sobre los colores y símbolos partidistas distintivos3 .

Aunque el proceso de inscripción, renovación y anulación de una fuerza política está consagrado en la Ley Orgánica de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones (promulgada en 1965 y reformada en 2010) y se realizó sin mayores contratiempos en los años 2006, 2007 y 2011 por citar los últimos procesos, una solicitud de interpretación presentada ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia durante el mes de junio del año 2015 para que precisara los alcances de los artículo 10, 16 y 25 de esta Ley, además del artículo 67 de la Constitución Nacional dio pie a este inusual proceso de renovación de las organizaciones políticas. Entre las tres respuestas que solicitó el demandante a la Sala destacan especialmente las siguientes:

  1. Un Partido Político Nacional que no presente su tarjeta electoral (símbolos y emblemas del partido) como oferta electoral en una elección nacional. “¿Deberá renovar automáticamente su nómina de inscritos, conforme a lo establecido en el encabezado del artículo 25 de la LPPRPM?”

  2. ¿Un Partido Político debidamente legalizado en el Consejo Nacional Electoral (CNE) de acuerdo a lo establecido en la Ley mencionada, puede sumar su nómina de inscritos y manifestaciones de voluntades a otro Partido Político sin dejar de existir? Este recurso fue resuelto por los magistrados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia el 5 de enero de 2016, un mes después de las elecciones parlamentarias. En su fallo el tribunal determinó entre otros elementos:

  3. Hay renovación automática de un partido político en el ámbito nacional, cuando éste haya obtenido el uno por ciento (1%) de los votos válidos emitidos en una elección de carácter nacional en por lo menos doce (12) de los Estados. En caso contrario, cuando no se obtenga ese porcentaje en ese número de entidades federales, el partido político deberá renovar la nómina de integrantes para su legitimidad, conforme lo señalado en la motiva de este fallo.

  4. Cuando un Partido Político Nacional no presente su tarjeta electoral (símbolos y emblemas del partido) como oferta electoral en una elección nacional, ese grupo político carecerá de identidad y, por ende, no puede legitimar su voto. En consecuencia, el partido político deberá someterse a la renovación.

  5. En la República Bolivariana de Venezuela está prohibida la doble militancia, por lo que un Partido Político debidamente inscrito en el CNE de acuerdo a lo establecido en la Ley, no puede sumar su nómina de inscritos a la de otro Partido Político sin perder su existencia, y deberá correr con las consecuencias jurídicas establecidas en el artículo 32 de la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Políticas y Manifestaciones, ello en resguardo a la legitimidad democrática, a la ética política y al respeto de los electores.

En su fallo los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia ordenaron al CNE para que, en el lapso de (60) días siguientes a la publicación del presente fallo (5 de enero de 2016), regule la verificación de la nómina de inscritos de cada partido político, para lo cual deberá adecuar las normas sobre renovación de los partidos e implementar mecanismos de seguridad (electrónica e informática) sobre la verificación de la manifestación de voluntad de los inscritos en los mismos, atendiendo a los requisitos seña – lados en el artículo 30 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales.

La orden del TSJ fue asumida por el CNE. El 4 de marzo de 2016 el organismo comicial median – te la resolución Nº 160304-0010 publicada en la Gaceta Electoral N°801 aprobó las Normas para la Renovación de Nóminas de Inscritos de las Organizaciones con Fines Políticos Nacionales. No obstante, el proceso no se desarrolló como estaba previsto. El 24 de mayo de 2016 un nuevo fallo de la Sala Constitucional del TSJ ratificó el proceso de renovación, aunque generó dudas sobre la naturaleza del proceso en los partidos políticos y en el propio CNE.

Tanto las organizaciones políticas, como el propio organismo comicial presentaron nuevas solicitudes de interpretación ante el TSJ. En el caso del CNE se pidió aclarar si las elecciones que serían tomadas en cuenta para calcular la obtención del 1% de los votos correspondían a las elecciones parlamentarias de 2010 y 2015; mientras los partidos políticos solicitaron saber si mientras no se cumplía con el proceso de renovación podían realizar elecciones internas de directivas y candidatos. A estas dudas respondió el TSJ el 21 de octubre de 2016. El fallo del TSJ se emitió tres días después de que el CNE anunciara que las elecciones regionales previstas constitucionalmente para el mes de diciembre de 2016 se realizarían a finales del primer semestre de 2017. Según la sentencia Nº 878 publicada el 21 de octubre los magistrados ratifican el proceso de renovación, ampliaron los causales que generan la ilegalización de una fuerza política, prohibieron a las organizaciones políticas objeto de la renovación participar en elecciones y otorgaron al CNE un lapso de seis meses (a partir de la publicación de la sentencia) para que realizara el proceso de renovación de la nómina de inscritos de los partidos políticos que se encuentran deslegitimados.

Según esta nueva decisión un partido político que deje de acudir a dos elecciones nacionales consecutivas (sin importar el tipo de elección) debe ser ilegalizado por la autoridad electoral. Según esta decisión el modelo de postulación asumido por la oposición para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre (utilizando solo la tarjeta de la MUD para evitar los efectos de la Ley Electoral aprobada por el chavismo en 2009) en caso de repetirse en el futuro, ocasionará la inmediata disolución de los partidos políticos que integran a la alianza opositora.

Aunque el 21 de octubre el TSJ otorgó al CNE seis meses para desarrollar el proceso de renovación de los partidos, no fue sino hasta el 7 de febrero de 2017 cuando el CNE anunció los días en los que se desarrollará el proceso de renovación de los partidos políticos, limitándolos a solo un fin de semana (14 horas en total) para cumplir con el proceso de renovación de sus nóminas.

En un primer momento, según la nota de prensa emitida por el organismo comicial “el proceso de renovación de nóminas de las organizaciones con fines políticos se iniciará el sábado 18 de febrero (…) En este proceso, que se realizará durante 10 fines de semana hasta el 23 de abril, deberán renovar el registro de sus militantes 59 organizaciones con fines políticos que no participaron en los dos últimos procesos electorales o que no alcanzaron una votación equivalente a 1% de los sufragios emitidos en dichos comicios. Cada partido tendrá dos días para la recolección de manifestaciones de voluntad de sus miembros”4 .

La nota de prensa también indica que el orden “en que las organizaciones con fines políticos deberán validar sus nóminas dependerá del último proceso electoral en el que hayan participado y de los votos obtenidos en el mismo. Así, el primer grupo está conformado por aquellos partidos que no presentaron candidaturas en las dos últimas elecciones, a los cuales se les contabilizarán los votos obtenidos en las elecciones parlamentarias de 2010. La secuencia de atención se iniciará con el partido que haya obtenido menos votos. En este grupo estarán las organizaciones que no existían para el año 2010, las cuales serán las primeras en ser atendidas (…) El segundo grupo lo integran los que sí participaron en los comicios del 2015, a los que se le contabilizarán los votos obtenidos en ese proceso y se les dará el mismo orden de atención de acuerdo con su votación.”

Sin embargo, en nota de prensa del 16 de febrero de 2016, el CNE indica que se aprobó “iniciar el proceso de renovación de nóminas de los militan – tes de la organizaciones con fines políticos el 4 de marzo”5 . En este mismo comunicado se indica que la “reprogramación del proceso de validación de manifestaciones de voluntad permitirá facilitar el esfuerzo logístico de las 59 organizaciones con fines políticos que deberán participar en las jornadas, cuyo inicio estaba previsto para este 18 de febrero. La decisión se acordó luego de revisar las observaciones realizadas por algunas de las organizaciones con fines políticos que participaron en la reunión del pasado 09 de febrero con la Comisión de Participación Política y Financiamiento (Copafi), así como a solicitudes consignadas formalmente ante ese órgano subordinado.”

Por otra parte, según precisó el CNE, solo cinco organizaciones políticas están exentas de este proceso: la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el Partido Unión y Entendimiento (Puente), Independientes por el Progreso (IPP), Unidad Política Popular 89 (UPP89). En el caso de la MUD y PSUV, no tendrán que cumplir con el proceso porque obtuvieron 1% de la votación en 12 entidades federales en el último proceso electoral de alcance nacional (las elecciones parlamentarias de 2015) mientras “los partidos Puente, IPP y UPP89 no acudirán porque son organizaciones cuya formalización en la Gaceta Electoral se produjo después de las últimas elecciones” 6 .

Sin precisiones técnicas

Aun cuando el proceso de renovación de partidos se reprogramó para que comenzára el sábado 4 de marzo, no fue sino hasta el 15 de febrero que se publicó el listado de lugares, parroquias y cantidad de captahuellas que serían desplegadas por el CNE para realizar la verificación biométrica de los militantes. En este sentido, según el CNE se habilitarán 421 puntos de registro en todo el país.

La única certeza que existe es que las organizaciones políticas dispondrán de dos jornadas (de siete horas cada una) para intentar validar a sus militantes en 12 estados. La cantidad mínima de militantes en cada estado es distinta y está asociada a la cantidad de votantes inscritos para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015.

En relación con las “Normas para la renovación de nóminas de inscritos de las organizaciones con fines políticos” aprobada por el CNE se pueden destacar los siguientes aspectos:

1) Según el artículo 10 “a los fines de procurar el desarrollo de la participación política en el marco del respeto a las reglas que pautan su ejercicio en democracia, los ciudadanos inscritos en las nóminas a los efectos de la renovación no podrán pertenecer a dos o más organizaciones políticas”.

2) En los casos de “múltiple militancia” de un elector los rectores del CNE dispusieron que será considerada como válida solo “la última manifestación de voluntad expresada ante una organización con fines políticos”(quedan eliminadas todas las anteriores).

3) En el artículo 11 se especifica que “el aviso oficial de la solicitud de renovación expresará el derecho de cualquier ciudadano a revisar la nó- mina de inscritos de las organizaciones con fines políticos, a través del módulo que disponga el CNE, de manera temporal, en su portal oficial www.cne. gob.ve a objeto de garantizar a los interesados el ejercicio de los recursos previstos en la ley por el uso indebido de su identidad”.

4) Por otra parte en el artículo 13 se establece que los ciudadanos podrán impugnar “la nómina de manifestación de voluntad” en los lapsos establecidos en un cronograma especial para este proceso.

5) La normativa aprobada por el CNE permite inferir que se reeditarán los problemas confrontados por las organizaciones de oposición para intentar activar un referendo revocatorio presidencial, proceso que hasta el día de hoy continúa suspendido.

En conclusión, la manera como el Tribunal Supremo de Justicia y el Consejo Nacional Electoral han diseñado el mecanismo para renovación de nóminas de inscritos de los partidos políticos supone una amenaza a la existencia del pluralismo político en Venezuela. Los lapsos para la renovación, el número de sistemas de identificación biométrica dispuestos para tal fin, y la limitación de los lugares en los que se colocarán los puntos de recolección de manifestaciones de voluntad reduce la posibilidad de que los partidos políticos puedan renovar sus nóminas. De hecho, organizaciones tanto de la Mesa de la Unidad como del Gran Polo Patriótico han denunciado que esas condiciones hacen prácticamente imposible que los partidos logren movilizar el número de militantes requeridos en 12 estados del país. Partidos como PCV, PPT y REDES, provenientes del chavismo se han opuesto a la decisión del CNE y se niegan a participar en el proceso. Del lado de la Mesa de la Unidad Democrática las opiniones son algo más heterogéneas, La Causa R se niega a participar en el proceso, aunque UNT y Acción Democrática indicaron que sí lo harán. Otras organizaciones como Primero Justicia no se han pronunciado al respecto.7

 

Referencias

1ACE Project.

2Tribunal Supremo de Justicia.

3 Artículo 26: Los partidos políticos nacionales renovaran, en el curso del año en que comience cada período constitucional su nómina de inscritos en el porcentaje del 0,5% en la forma señalada en esta Ley para su constitución. Parágrafo Único: Los partidos que hubieron obtenido en las elecciones nacionales correspondiente el 1% de los votos emitidos, sólo tendrán que presentar una constancia de votación que obtuvieron, debidamente certificadas, por el respectivo organismo electoral.

4 CNE. Noticias “Proceso de renovación de organizaciones con fines políticos se iniciará el 18 de febrero”.

5 CNE. Noticias “Revisión de nóminas se iniciará el 04 de marzo próximo”.

6 CNE. Noticias “Rectora D’ Amelio:Cinco organizaciones con fines políticos están vigentes ante el CNE”.

7 Ver: Efecto Cocuyo.

 

Investigación y Publicación –> Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello

Comentarios

comments

A %d blogueros les gusta esto: