#BrolloSEXXX La terapia sexual para la eyaculación precoz

Hasta un 30% de los hombres está descontento con el control de su eyaculación. La falta de información fiable sobre este problema y su tratamiento hace que los afectados no sepan dónde acudir para solucionarlo. Una de las opciones más fiables es la terapia sexológica.

¿Cómo sé si tengo eyaculación precoz?

La eyaculación precoz no es una condición clínica. No es una enfermedad  ni tampoco una disfunción sexual como tal. El ser humano, como cualquier otro mamífero, tiene un tiempo de respuesta eyaculatoria acorde a su especie y en nuestro caso ronda los 3 minutos.

Biológicamente el hombre no necesita controlar la eyaculación para nada, ya que la función reproductiva se lleva a cabo con normalidad. Hasta hace unos años tampoco era un problema a nivel sexual, porque el placer de la mujer no era tan importante.

Actualmente la queja viene precisamente de ahí, de que el tiempo hasta la eyaculación durante el coito no es suficiente para que la mujer llegue al orgasmo, poder practicar distintas posturas etc.

Así, hablamos de eyaculación precoz cuando hay un descontento sobre el control de la respuesta eyaculatoria.

¿Debo acudir al sexólogo o al urólogo?

Al no ser una enfermedad, como hemos explicado antes, no se puede considerar que haya causas fisiológicas como tal. Sí que hay ciertas condiciones que pueden complicar el control de la eyaculación, por ejemplo la prostatitis o la diabetes. También el uso de medicamentos como antidepresivos puede alterar los tiempos eyaculatorios.

También podemos decidir si acudir al urólogo preguntándonos si el problema ocurre en todas las ocasiones y, sobre todo, si también pasa con la masturbación. Si ha habido excepciones de algún tipo o el control es más sencillo en la masturbación entonces la solución la tiene la terapia sexual.

¿Cómo funciona la terapia sexológica para la eyaculación precoz?

La terapia sexológica se realiza por un psicólogo especialista en sexología o terapia sexual. Es importante que sea especializado, tanto para el tratamiento de este problema o de cualquier disfunción sexual.

En la primera sesión se suele recaba información sobre el paciente y el problema; en qué condiciones ocurre, desde cuándo, percepciones del afectado y de la pareja…Se entra en detalle sobre la vida sexual y se trata de identificar posibles factores que afecten a las dificultades para controlar la eyaculación. También se devuelve información sobre la respuesta sexual masculina y el proceso de eyaculación.

Durante la terapia se irá ahondando en estos factores y trabajando sobre ellos, así como sobre la educación sexual y la relación de pareja.

La terapia sexual para la eyaculación precoz se basa en tareas que el paciente tendrá que realizar en casa entre sesiones de una forma consciente y dedicada, según vaya avanzando el proceso terapéutico se incluirá a la pareja en las tareas.

El entrenamiento en el control de la eyaculación no solo trata de técnicas específicas para el reconocimiento del momento exacto, sino que tiene en cuenta los factores que dificultan este control. Se trabaja sobre la ansiedad, el autoconocimiento y también se dan pautas para mejorar la satisfacción sexual de ambos miembros de la pareja a todos los niveles.

El objetivo de la terapia sexual no es solo solucionar la eyaculación precoz sino que el paciente adquiera unas herramientas para sacar el máximo provecho de su vida sexual y pueda utilizarlas a lo largo de toda su vida.

¿Tiene solución?

Se suele decir que no hay problema sin solución, sino soluciones que no nos gustan. La eyaculación precoz tiene tratamiento en terapia sexológica e incluso es de los más efectivos entre las disfunciones sexuales pero requiere una motivación importante del paciente y de la pareja, si es que la tiene.

Si el afectado no tiene pareja nos encontramos con la imposibilidad de aplicar lo aprendido con otra persona, que es precisamente donde los pacientes suelen encontrar más dificultades. En terapia se avanzará todo lo posible hasta las fases en las que normalmente se harían en pareja y se procurará que el paciente tenga los recursos y la confianza suficiente para poderse enfrentar a una relación sexual con otra persona.

 

Comentarios

comments