#Humor @RICARDOMAITA La Gente 2.0

En esta época donde la tecnología está al alcance de todos, han surgido nuevos métodos de interacción que han dejado de lado la comunicación física y la han cambiado por un teléfono inteligente (que lamentablemente es lo único inteligente que tenemos). A lo largo de toda esta revolución tecnológica han surgido ciertas tribus o grupos sociales que cada vez son más, y ya se puede decir que son como una religión, todos quieres que te unas a ellos.

  • Los Fitness: Todos conocemos a estas personas insoportables que siempre quieren ser el centro de atención porque ahora llevan una vida “sana y saludable”, ellos quieren que todo el mundo se entere de su nuevo estilo de vida y rutinas de alimentación, son los típicos enemigos de los carbohidratos, azúcares y harinas refinadas. Pero son los mismos que piden el perro con todo en la calle del hambre después de una rumba. Jamás te puedes comer una arepa reina pepiada frente a ellos porque ese acto, es la mayor ofensa que le puedes hacer a ellos. Son insistentes en hacerle saber a todo su círculo social digital que la vida que ellos están llevando es la mejor y la ÚNICA forma de tener el cuerpo como el de Arnold Schwarzenegger (sí, tuve que buscar su nombre en Google). Es fácil identificar a las persona Fitness-Intensas, tan solo debemos fijarnos que en el gimnasio la máquina que más usan, es el espejo donde se toma las fotos para las redes sociales.
  • Los Pseudo-Intelectuales: Son este tipo de personas que juran ser el nieto perdido de Albert Einstein, pero están más cerca es de ser el hijo del Presidente de Venezuela. Podemos identificarlos fácilmente por sus estados en Facebook con alto nivel intelectual donde a menudo citan a los “grandes” poetas (según ellos) de esta época: Arjona y Coelho. Es muy común verlos citando grandes frases que sin duda alguna necesitan el sacrificio de muchas neuronas para poder ofrecernos tal clase de pensamientos filosóficos, por ejemplo, frases como: “Me gusta cuando ríes, porque se te ven los dientes” o “Yo no te conocía, hasta que nos presentaron” o peor aún “Tu envidia alimenta mi ego”.
  • Las Bendecidas y Afortunadas: Son este tipo de mujeres que tienen una gran cantidad de seguidores por sus vidas súper lujosas e interesantes, pero lo más interesante aún, es que en los yates donde las ves montada los fines de semana desaparecen los días de semana cuando las ves montadas en los carritos por puestos. Son fanáticas de poner tu cabeza patas arriba, cuando citan frases de grandes pensadores o conocidos versículos de la biblia mientras te muestra el bronceado del bikini en la foto.
  • Los Instagramers o Instalovers: Son estas personas que están 24/7 en la red social Instagram y tienen un plan de datos que hasta la mismísima Vanessa Senior envidiaría. Viven conectados y dando likes a cada momento, comparten chistes bien malos, son fáciles de identificar, porque en su casa no han terminado de ablandar las caraotas cuando ya hay una foto de su almuerzo en su cuenta de Instagram.
  • Los Runners: (Muy diferente a “Las 4runners” que son esas mujeres que no se bajan de una camioneta y entran en “Las bendecidas y afortunadas”). Los runners son esas personas que a diario postean fotos de ellos corriendo por cualquier parte de la ciudad, comparten el trayecto de su última carrera, publican frases motivacionales para dar lo mejor de Y no pueden salir a una carrera sin una cámara, carrera sin foto no cuenta como carrera. Es importante que subas estas fotos a las 6:00 am puntual, no importa si te la tomaste hace un mes y solo colocas la alarma para despertarte y publicarla.
  • Los comerciantes informales:También llamados revendedores, o bachaqueros, o sencillamente “mi tía”. Son las personas que dejaron su trabajo porque decidieron emprender un negocio propio, exacto, joder a los demás. Estos emprendedores llevan sus negocios a otras plataformas como el internet, los puedes ver en grandes grupos de Facebook donde te venden promociones tal empresa de telefonía celular, al más bajo “precio” y te ofrecen llevarte el mercado hasta tu casa, sin moverte, pero claro, el costo es un ojo de la cara y dos riñones.

IG: @RicardoMaita

Comentarios

comments

Share via