#BrolloEditorial CORO, UNA CIUDAD QUE NECESITA AMOR EN SUS 488 AÑOS

Coro, fue fundada por Juan de Ampíes un 26 de julio de 1527. Fue la primera capital de Venezuela, y hoy ostenta ­­-con sus muchos  bemoles- el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad, otorgado por la Unesco.

Hoy 26 de julio de 2015, Santa Ana de Coro celebra sus 488 años sumida en un decadente olvido gubernamental, que deja un sabor amargo en la boca, al recordar la premisa del profesor Tito Guerra “Coro necesita quien la quiera”.

Desde que el Diao Manaure accediera a los caprichos de Ampíes de hacer  de Curiana “ciudad de tierra” su dominio; sin importar a quien se llevaba por delante, hasta los gobiernos que le han sucedido en los 488 años que hoy recién cumple; Coro, no ha tenido la FORTUNA de ver cristalizada sus más insignificantes sueños. Pocos han sido los que queriéndola han intentado proporcionarle bienestar, pero muchos más los que la han dejado de lado cuando han conseguido de ella VIVIRSELA, sin siquiera dejarle en pago alguna obra que trascienda su investidura como la primera capital de la Provincia de Venezuela.

Para los que realmente amamos a Coro, nos da pena verla mostrando una cara sucia (llena de basura), ojerosa (oscura), y con acné (huecos en muchas de sus calles); que reflejan que quienes la gobiernan solo piensan en ellos, y en ver como la desangran para su propio peculio. La asaltan la inseguridad, los malos servicios públicos, y la indecencia de un grupo de moteros que vienen una vez al año a mostrarnos lo que no queremos ser como ciudadanos, todo en nombre de un aprovechamiento turístico mal entendido, que pasa por el visto bueno de las autoridades municipales y el gasto de recursos millonarios, que pudieron ser utilizados en arreglar alguna que otra calle, o mejor aun terminar una sola de las obras que tanto se jactó Pablo Acosta sería inaugurada en el cumpleaños de Santa Ana de Coro.

En Coro, sus gobernantes antes de 1989 los designaban a dedo desde el poder central. A partir de ese año eligen de manera democrática a la autoridad local, resultando el primer alcalde electo, Arnaldo Curiel Penso; sucediéndole: Rodolfo Barráez, Rafael Pineda, Oswaldo Rodríguez León, Magaly Covis de Rodríguez (Interina), y Pablo Acosta quien se encarga de la municipalidad en 2011 al 2013 y resulta electo alcalde para el periodo 2013-2017.

Los corianos podrán elegir quien fue el mejor o peor alcalde, y podrán además comparar como en años anteriores el aniversario de la ciudad era esperado con ansias por los corianos, debido a que se esperaban la inauguración de obras que no solo fueran la pintura de los brocales y aceras, los bombillos en algunas calles y avenidas, el ornato de plazas y lugares recreativos, o un día de esplendor en la zona colonial, que se esfuma al día siguiente.

Coro y sus ciudadanos merecen más que eso. Merecen respeto de sus gobernantes locales y regionales. En alguna oportunidad escuché que un señor muy mayor en la Plaza Bolívar decía “Pito y la gobernadora son los jinetes del apocalipsis, han acabado con la ciudad”, y supuse que se refería al libro bíblico que anunciaba el final de los tiempos. Me obligó a pensar que si quienes nos gobiernan no corrigen su forma de gobernar la ciudad, de voltear su mirada a una actividad industrial incipiente a pesar de contar con una zona para desarrollar desde hace más de 30 años, el dejar de depender de una economía del gasto público, de meterle el pecho al problema del transporte público, y de mantener la paz que como ciudad estamos acostumbrados a tener; nos abandonará la buena estrella y caeremos en un pozo profundo de atraso de cualquier orden.

La dignidad del coriano nunca se ha puesto en duda, y ante la intolerancia política, no vale excusar al alcalde con un “no vale, él es así”. No, él no puede ser así porque es el alcalde del municipio de Coro, y si dice que la quiere debe demostrarlo con más hechos que palabras.

El colectivo local, este año ha levantado su voz de protesta por el saldo negativo de las motos de alta cilindrada en Coro con motivo de su aniversario, y esto debería poner a pensar al señor alcalde Pablo Acosta, quien para favorecer a sus amigos moteros olvido a la ciudadanía que espera un fin de semana más relajado para disfrutar a su ciudad cumpleañera.

Por: HAZEL GRACE

Una imagen dice mas que mil palabras: Feliz Cumpleaños Coro, aunque PITO NO TE AME!

Comentarios

comments

Be the first to comment on "#BrolloEditorial CORO, UNA CIUDAD QUE NECESITA AMOR EN SUS 488 AÑOS"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: